Técnica Pomodoro.

Para poner el foco y nuestra energía en una tarea concreta, sin interrupciones.

El nombre de esta técnica, desarrollada a finales de 1980 por Francesco de Cirillo, tiene su explicación en el utensilio que utilizó para medir el tiempo: un temporizador con forma de tomate. Pomodoro es tomate en italiano.

¿En qué consiste la técnica Pomodoro?

Consiste en poner un temporizador durante 25 minutos y trabajar en “lo urgente e importante”, durante ese intervalo de tiempo, sin admitir interrupciones.

¿Cuándo se aplica?

Cuando necesitamos concentración.

Para abordar con foco y dedicando el 100 % de nuestra atención a una tarea que exige una máxima concentración.

Cuando estamos procrastinando o invadidos por la pereza.

(Acción de procrastinar: posponer o aplazar tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades que nos resultan más gratificantes pero que son irrelevantes.)

Si nos da pereza empezar una tarea necesaria, o carecemos de más tiempo para abordarla, es buena idea, dedicarle 25 minutos, ni más ni menos, para adelantarla.

Lo más difícil, muchas veces, es empezar algo cuando no tenemos fecha de finalización. Si nos planteamos hacerlo 25 minutos, la mente se libera del agobio.

Se trata de empezar, no de terminar. Hay tareas muy complejas que deben abordarse por etapas, podemos dividirlas en etapas de 25 minutos.

¿Cuál es la finalidad?

Empezar algo que debemos hacer y seguir trabajando enfocados 25 minutos. Tras una pausa de 5 minutos, se vuelve poner el temporizador 25 minutos.

Los tiempos se pueden adaptar a cada caso y a cada actividad. Hay personas que necesitan concentrarse durante 50 minutos y descansar 10 minutos por hora, hay profesionales que sólo pueden permitirse trabajar en sus proyectos por 40 minutos enfocados y descansar 20 minutos para poner al día su correo electrónico o atender las llamadas que hayan recibido en su móvil o contestador automático. Se trata de evitar la multitarea.

Cada persona es un mundo y tiene que adaptar su tiempo a su vida, como un traje a medida.

¿Tienes 25 minutos para hacer eso que siempre dejas para más tarde?

2 Comments

    1. Si al ponerlo en práctica, te surje alguna duda, consúltame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.