#009 Tareas de alto y bajo rendimiento.
#009 Tareas de alto y bajo rendimiento.

#009 Tareas de alto y bajo rendimiento.

En la vida profesional, es importante tener claros cuáles son nuestros objetivos, y una vez determinados, establecer cuáles son los pasos o metas parciales que nos van a llevar a conseguirlos.

Los objetivos se alcanzan cuando los desglosamos o dividimos en tareas.

La gran pregunta es: ¿en qué tareas? Antes de empezar a trabajar, tenemos que hacer un rápido análisis de cuáles son las tareas a las que estamos dedicando nuestro tiempo y dividirlas en: tareas de Alto o Bajo Rendimiento.

Tarea de Alto Rendimiento

Una tarea de alto rendimiento o ACCIÓN es aquella que nos lleva a obtener beneficios o a conseguir aquello que nos hayamos propuesto.

Tarea de Bajo Rendimiento

Una tarea de bajo rendimiento es una RUTINA: necesaria pero fácil de realizar. Ejecutarla no nos acerca de forma directa a nuestros objetivos.

Tener clara esta distinción es fundamental. Evita perder el tiempo en tareas rutinarias y repetitivas que son necesarias pero nunca prioritarias.

El truco está en saber cuándo agendarlas.

DISTINGUIR ACCIONES Y TAREAS

Una acción de Alto Rendimiento puede (y debe) estar desglosada en una tarjeta (tal y como se hace en TRELLO, o KANBANIZE, por ejemplo), y tiene que llevar adjunta una checklist con todas las subtareas a ejecutar para que la acción, o meta parcial se cumpla y nos lleve hacia el objetivo final.

Las tareas de Bajo Rendimiento son aquellas que es necesario hacer pero que no reportan beneficios ni nos acercan directamente a nuestros objetivos: Archivar documentos o correos electrónicos, facturar, atender ciertas llamadas telefónicas, hacer llamadas de control, ordenar el escritorio, verificar stocks… Si no están hechas a diario, o periódicamente, pueden convertirse en un problema. Es decir, las tareas de bajo rendimiento son las candidatas perfectas para ser protocolos diarios/periódicos o en rutinas diarias/semanales/mensuales. También se pueden (y deben) desglosar en checklist, lo que suele crear confusión.

DELEGAR

La conclusión es obvia, si una persona está saturada de tareas, proyectos y actividades. ¿Por cuáles deberá empezar a delegar?

ORGANIZAR CON ESTRATEGIA

Tener las ideas claras, a veces, no es tan sencillo, hay que ordenar todo lo que tenemos en la cabeza, y después, organizarlo estratégicamente: plantear el objetivo al que queremos llegar y establecer cuál es la manera de llegar a él.

Hay muchas formas de hacerlo ¿necesitas ayuda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.