Tareas de alto y bajo rendimiento

La Sastrería del Tiempo/ diciembre 8, 2019/ planificar/ 0 comentarios

En la vida profesional, es importante tener claros cuáles son nuestros objetivos, y una vez determinados, establecer cuáles son los pasos o metas parciales que nos van a llevar a conseguirlos.

Los objetivos se alcanzan cuando los desglosamos o dividimos en tareas.

La gran pregunta es: ¿en qué tareas? Antes de empezar a trabajar, tenemos que hacer un rápido análisis de cuáles son las tareas a las que estamos dedicando nuestro tiempo y dividirlas en: tareas de Alto o Bajo Rendimiento.

Tarea de Alto Rendimiento

Una tarea de alto rendimiento o ACCIÓN es aquella que nos lleva a obtener beneficios o a conseguir aquello que nos hayamos propuesto.

Tarea de Bajo Rendimiento

Una tarea de bajo rendimiento es una RUTINA: necesaria pero fácil de realizar. Ejecutarla no nos acerca de forma directa a nuestros objetivos.

Tener clara esta distinción es fundamental. Evita perder el tiempo en tareas rutinarias y repetitivas que son necesarias pero nunca prioritarias.

El truco está en saber cuándo agendarlas.

DISTINGUIR ACCIONES Y TAREAS

Una acción de Alto Rendimiento puede (y debe) estar desglosada en una tarjeta (tal y como se hace en TRELLO, o KANBANIZE, por ejemplo), y tiene que llevar adjunta una checklist con todas las subtareas a ejecutar para que la acción, o meta parcial se cumpla y nos lleve hacia el objetivo final.

Las tareas de Bajo Rendimiento son aquellas que es necesario hacer pero que no reportan beneficios ni nos acercan directamente a nuestros objetivos: Archivar documentos o correos electrónicos, facturar, atender ciertas llamadas telefónicas, hacer llamadas de control, ordenar el escritorio, verificar stocks… Si no están hechas a diario, o periódicamente, pueden convertirse en un problema. Es decir, las tareas de bajo rendimiento son las candidatas perfectas para ser protocolos diarios/periódicos o en rutinas diarias/semanales/mensuales. También se pueden (y deben) desglosar en checklist, lo que suele crear confusión.

DELEGAR

La conclusión es obvia, si una persona está saturada de tareas, proyectos y actividades. ¿Por cuáles deberá empezar a delegar?

ORGANIZAR CON ESTRATEGIA

Tener las ideas claras, a veces, no es tan sencillo, hay que ordenar todo lo que tenemos en la cabeza, y después, organizarlo estratégicamente: plantear el objetivo al que queremos llegar y establecer cuál es la manera de llegar a él.

Hay muchas formas de hacerlo ¿necesitas ayuda?

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.